background

Noticias

7 de Enero de 2019

Las decisiones que de allí emanen son gravitantes para la ciudadanía

En la antesala del Congreso Latinoamericano, Carlos Soto, concejal de Lo Espejo y Co Presidente de Flacma, revisa los preparativos de lo que será este importante evento internacional.

En la antesala del Congreso Latinoamericano, que reunirá en marzo del 2019 a autoridades locales de todo el continente, Carlos Soto, concejal de Lo Espejo y Co Presidente de Flacma, revisa los preparativos de lo que será este importante evento internacional.

En su calidad de Co Presidente de Flacma, ¿Cómo está Chile con la descentralización?

En Chile nos jactamos de tener una economía pujante y ser líderes del continente, pero en el ámbito municipal, estamos al debe, no pasamos de ser meras administraciones, encontrándonos muy lejos de ser gobiernos locales.

¿Cuál es la importancia de que se realice la Cumbre de autoridades locales en Chile?

Cuando se reúnen las autoridades municipales del continente, y las decisiones que de allí emanen, son gravitantes para la ciudadanía, porque las materias que se abordan, involucran a todos los pueblos de este continente.

Usted ha vivido el municipalismo muy de cerca ¿Es necesaria una Reforma Municipal?

La verdad que en mis cuatro periodos de concejal por Lo Espejo y desde los cargos como la Presidencia de los Concejales, la Vicepresidencia de la AChM y como militante del PR, hemos dado una lucha por una reforma municipal, para transformar las administraciones en Gobiernos Locales, con responsabilidades para el alcalde y el Concejo Municipal.

Usted representa a una comuna de pocos recursos ¿Cómo se revierte esto, en un país donde los municipios son el reflejo de nuestra sociedad?

Puede sonar muy fuerte, pero creo necesario que el gobierno central ponga una mirada en este tipo de comunas como la mía, donde el hacinamiento y los bolsones de pobreza fueron implantados con una mirada geopolítica y aún en nuestros días, se sigue castigando a nuestros vecinos, generando marginalidad, hacinamiento y delincuencia, con carencia en educación y salud, producto de la mala distribución de los recursos.